JAVIER FEIJOO

BADAJOZ

 

 OTOÑO

Cuando silba el viento hostil con su fiereza
y gris perla en el cristal vierte su llanto,
son mis ojos el espejo del encanto
de un otoño que en añil se despereza.

-¡Tras las nubes! ¿No divisas su cabeza?
-¡Es el sol, a solas sufre su quebranto!
Bajo un árbol, macerado se abre un manto
de ocres hojas que han mudado su belleza.

Y en mis manos, sobre un blanco pergamino,
mi pincel desea hablar en tonos pardos;
y dibuja entre susurros mi camino,

añoranza de claveles y de cardos.
-¡Es nostálgico el dibujo! -Es mi sino,
y en mis sienes ya ha clavado blancos dardos.


Javier Feijóo
(Octubre 2004)