Wenceslao Mohedas Ramos.

Jaraicejo. (Cáceres)

A UN EMIGRANTE INADAPTADO

( De su libro: Despierta Extremadura de tu sueño)

 

No crece sin raíces ni da frutos

la planta trasplantada en otro ambiente

al sentirse una extraña permanente

en la tierra que le niega sus tributos.

 

Su ilusión de vivir, sus atributos,

se marchitan sin savia, lentamente

y se seca y se torna inconsciente

su ramaje de miembros muy enjuntos.

 

Lo mismo te ocurrió, triste emigrante,

trasplantado en país que te es extraño,

viviendo de tu tierra tan distante.

 

Y un siglo de tortura es cada año

de tu vida marchita y en menguante

que ensombrece el oscuro desengaño.