María Luisa Sánchez
Cabeza del Buey (Badajoz)


RECUERDO DEL EMIGRANTE

Extremadura es cuna
de varios conquistadores;
otros se fueron después
en busca de otros valores.

También emigraron muchos,
por si podían encontrar
otra vida diferente
que su tierra no les pudo dar.

Con lágrimas en los ojos
salieron de¡ pueblo un día;
no regresaron pronto,
pero mejoraron sus vidas.

Y recordaron entonces
la tierra que los vio nacer,
y a la Virgen de este pueblo
que nunca dejaron de querer.

Las raíces que se echan
en la tierra donde naces,
no pueden secarse nunca:
viven, y es naturaleza y madre.

Cuando puedo voy a verla,
aunque pasen varios años,
y puedo contemplar de nuevo
la tierra que un día dejamos

Hoy ya tengo brotes nuevos
en la tierra donde vivo:
aquí tengo ya el presente;
allí, tengo el recuerdo vivo.

 


A MI TIERRA

Por donde quiera que voy,
en cuanto hable palabras,
ya saben de dónde soy:
en acento me delata.

Y estoy muy orgullosa
de mi tierra y de mi habla,
esas raíces profundas
que me calan hasta el alma.

Y suspiro por mi tierra,
me complace visitarla,
me recuerda las vivencias
que jamás podré olvidarlas.

Extremadura, ¡qué grande eres!
La geografía está llena
de hijos tuyos que te aman
y no olvidan a su tierra.

Y tu nombre se repite,
porque tienes importancia,
tus monumentos romanos,
ahí está Mérida, que habla.

Los Milagros, el Museo
y ese Teatro Romano,
admirado por todo aquel
que se digna visitarlos.

Que son joyas muy valiosas
de unos legados de antaño,
que nos dejaron de herencia
aquellos, nuestros antepasados.

 

 

 

 

 

La Patrona de Extremadura,
como la suelen llamar,
la Virgen de Guadalupe
una joya sin igual.

Tus poetas y cantautores
por todos el mundo publican
los amores a su tierra,
y a esta Virgen tan querida.

Extremadura, tus hijos
por donde quiera que han ido,
te elevan a lo más alto
porque siempre te han querido.

 

…………….Sementera nr. 31 Abril 1999.