María José García Fernández, hija de extremeños. Centro Extremeño "La Jara", de Tolosa (Guipuzcoa)

SENTIMIENTO

"De nuevo el olor a jara,
de nuevo el olor de mi pueblo.
¡Cómo lo echaba de menos!.
Allá en el norte no huele así,
la amistad, la familia, a calor ...

Siento un vacío en el estómago,
una felicidad que no cabe en mí.
Ya hemos llegado, ya estamos en el pueblo,
que junto al norte, me vió crecer;
porque aunque no haya nacido aquí,
mi sangre es extremeña, y lo digo
muy orgullosa, y quiera o no,
mi sangre tira a la tierra de mis antepasados.

Es un pueblo pequeño, perdido en
la Sierra de Gata, pero con un calor
humano que se siente, que te empapa
y nunca te quisieras ir de allí.

Te sientes uno más de allí,
te sientes parte de esa tierra.
La gente te coge, te tiende su mano
y tú la recibes con cariño.

 

Se me pone la carne de gallina
cuando vuelvo a estar en mi pueblo,
cuando vuelvo a ver esa Sierra, que se
alza orgullosa, cuando vuelvo a estar
entre mi gente, porque lo siento así;
siento que soy parte de ellos,
ellos te hacen sentir así.

Volver a ver los olivares, las encinas
y su sol, su gran sol, es la mayor
felicidad a la que puedo aspirar.
Vuelvo a recorrer las calles en las que,
cuando era niña, jugaba y reía;
cuantos recuerdos, cuantas añoranzas ...

Es pequeño, pero a mí me basta
y me sobra, porque es mi pueblo.
De nuevo el olor a jara,
de nuevo el olor de mi pueblo.

Sementera nr.11 febrero 1994.