Juan Pedro Romero
Frankfurt (Alemania)

AL CAMPO

Me gusta vivir las tardes
de hermosa tierra apacible,
y al respirar aire libre
quemar un fuego que me arde.

Contemplar aquel camino
que conduce a no sé dónde,
que no va a ninguna meta,
y al animal que se esconde.
de la mirada indiscreta.

Y el arroyo cantarina,
con reflejos de agua clara,
baña raices de jara
y márgenes del camino.

Me gusta dejar la cama
al clarear, muy tenmprano,
y también mirar la llama
y el resplandor de la lumbre.

Siento el sonido lejano
del tañer de una campana,
y al ruiseñor de la cumbre
que con su trinar lozano
canta al venir la mañana.

 

 

 

SOY EXTREMEÑO

Extremeño fui parido,
mi alma es raíz de un chaparro,
mi cuerpo está hecho de barro
y mi corazón de trigo

De pequeño fui mecido
sobre las ruedas de un carro,
soy de corteza y guijarro,
de la tierra en que he nacido.