Francisco Cerro Ramos

NO CREAS EXTREMADURA


No creas Extremadura
que por lejos no te siento,
no creas Extremadura
que por distante me alejo.

Cuando en la distancia a solas
me quedo con tu recuerdo,
y sufro, Madre, yo sufro
de tanto como te quiero.

Yo sé Madre que tú sufres
y te desgarras por dentro
al ver partir a tus hijos
hostigados y en silencio.

Tus sentires son los míos
y por ende ambos sabemos
que aunque estemos muy distantes
no dejamos de querernos...

Tú siempre serás mi patria,
la tierra de mis ancestros,
.. el rincón de mis amores,
donde mis hijos nacieron.

Vuelve tus ojos a mis lares
y recuerda que aunque lejos
al ritmo de tus cantares,
mi corazón va latiendo.

 

Cantares que son tu herencia,
cantares que son mis sueños,
cantares que pregonando
recito por otros predios.

Mira a tus hijos ausentes,
que un día de ti se fueron,
por no poder de tus pechos
amamantar su sustento.

Ves a tus hijos errantes
navegando por los puertos
de muy distantes ciudades,
en busca de su alimento.

Hijos que van suspirando,
suspiros que son lamentos,
que aunque teniendo una madre,
andan por el orbe huérfanos.

Por eso, Madre yo quiero, que después de tanto tiempo
sufriendo por esos mundos,
me recibas en tu seno.

Quiero quedarme contigo,
quiero vivir en tu techo,
quiero besarte muy fuerte,
quiero decirte: te quiero.


Y rezo y rezo a la Virgen,
tu Patrona por derecho,
para que pronto yo pueda
retornar presto a mi pueblo.

No creas Extremadura
que por lejos no te siento,
no creas Extremadura,
que por distante me alejo.

Sementera nr. 28 septiembre de 1998.