Felisa Paz
Sabadell (Cataluña)
EXTREMADURA ESTÁ TRISTE

"Extremadura está triste,
me lo contó con pesar,
que se siente marginada
no sabe por qué será,
yo pienso, dijo llorosa,
que es porque no tengo mar.

No sufras Extremadura
porque tu no tienes mar
el Tajo y el Guadiana
te regalan su caudal.
Sus aguas riegan tus campos
avanzando en libertad,
el Guadiana manso y dulce
el Tajo, bravo y torrencial.
El uno baja cantando
murmullos para soñar,
el otro ruge furioso
por las peñas, al saltar.

Es el Tajo un soldado

fuerte, valiente, aguerrido,
que a tus tierras cacereñas
cruza como un torbellino,
allá en su orilla derecha
la tierra toma sus bríos
criando preciosas viñas,
grandes frutales y olivos.

Sus gentes al verlo pasar
sienten un escalofrío
al contemplar su belleza,
su fuerza, su poderío.
Por la provincia pacense
el Guadiana tendido,
se pasea perezoso
con su caudal peregrino.
Los juncos y cañizares
se complacen en mirar
el discurrir de sus aguas
camino de Portugal.

La tierra reseca bebe
sedienta de su caudal
y se vuelve más fecunda,
más tierna con su humedad.
La luna al salir de noche

se asoma a verle pasar
y a mirarse coquetona
en su espejo sin igual.
Él, transcurre risueño
rizos de plata y cristal,
va enredando entre las rocas
que le intentan sujetar.
La luna sigue mirando
(enamorada quizás)
y el picarón le hace guiños
invitándola a bajar:
para que se bañe en él,
para poderla abrazar,
para regalarle un lazo
de su cinta azul de mar.
Para alegrar a esa tierra...
extremeña sin rival
y decirle: no me llores
porque tú no tengas mar,
que teniendo estos dos ríos
no se puede pedir más".

Sementera nr.18 diciembre de 1995.