ELADIO SAN JUAN BRASERO

Navalmoral de la Mata (Cáceres)

 

 

EL BOSQUE DE LOS AUSENTIS

Amigus, tengu una pena,
un tremendu garabuñu
se m'ametíu en las venas
y me pidi su peculiu.


Qué pueo jacel yo solu
en el Bosque de L'ausencia
si la sangri m'está ardiendu
y me jieri una querencia.


Se m'estruja el corazón
mi pechu no tieni puertas.
M'entra un jodío doló
que la sangri me rebienta.


El Bosque de los cipresis
me recuerda tanta pena
que me dueli el corazón
y hasta el alma se me hiela.


Que no quieru muertus, no.
Que me desgarra l'ausencia,
se me nubla la razón
y m'estalla la caeza.


Que no quieru muertus, no.
Quieru verlus como eran,
ángeles en un vagón
con bocas qu'hablan y besan.

¡Muertus, no ! No quieru verlus.
Que los árboles me igan
si están jablandu con ellus,
qué penas les atisigan.


M'estoy jaciendu a la idea
qu'un árbol es un amigo,
de qu'Atocha es una tea,
qu'está alumbrandu un caminu.


¡Que no quieru muertus, no!
Qu'el alma m'está llorandu;
y tamién me dueli Dios
en esta pena qu'arrastru.


En las ramas de esi bosque
siento la voz de los muertus
y con dulcura me icen
qu'hable d'amor, no de duelu.


¡Pero yo no quieru, no !

Naide me causa consuelu.
Quieru llorar, y no quieru,
ya no sé ni lo que quieru.


¡Que no quieru muertus, no !

Quieru verlus en los trenes
viajandu y sintiendu amor,
un amor que sea perenne.

Que no quieru muertus, no.
pero ya qu'ellos l'han sío
vengan a mi corazón
que quieru darlis coviju.


¡Que repiquen las campanas
de mi pueblu y mi Nación!
¡Que toquin llorandu a muertu
que s'ha muertu mi ilusión.


¡Que no quieru muertus, no!
Que llevin los asesinus
el peso de la concencia
y el pagu del deshonor.


España ya no es la misma,
en su sangri hay un doló
el recuerdu de las víctimas
la partío el corazón.


¡Que no quieru muertus, no !
Que yo quieru recordarlus
transitandu en la Estación.
¡Creced árboles d'ausencia!


¡Llevad al cielu esta voz !
¡Decili a las rosas muertas
que viven en nuestru amor !

Salil