Agustín Casero
(Cataluña)

"¿Qué fue de ti, viejo tren,
que marchaste de Azuaga
y tu recuerdo no acaba...
mirando aquel viejo andén?

¡Yo que llegué cierto día
y a tu ventana me asomo
y veo tus minas de plomo
que al recuerdo... da alegría!

¡Y ese tren que te llevó,
hacia otra tierra lejana
nunca te quitó la gana
que al marcharte aquí quedó!

¡Allí dejó su recuerdo
cuando de quinto marchaba
el padre José Domínguez
y atrás... su pueblo quedaba!

Y aquella vieja estación,
que hoy la tienen para albergue,
y que nunca la olvidaron
con dolor en su corazón
para aquellos que marcharon...

¡Y tienes tú por patrón,
al Cristo del Humilladero
dentro de tu corazón
que tiene su santuario,
para ti... es lo primero...!


¡Qué podría yo decir...
de tus muchachas galantes,
que son más guapas que antes
y ahora se quedan aquí!

¡Ay.... Azuaga, Azuaga!
qué bonita yo te encuentro;
de ti me siento contento
y como te dije un día;
¡Es que hagas lo que hagas,
no te olvidaré, Azuaga".

Sementera nr. 18 diciembre de 1995.